Entradas

Mostrando entradas de febrero 6, 2012

INICIOS PRECIPITANTES V

Imagen
INICIOS PRECIPITANTES 

V
"DEJADME"
Habladme al oído, pero sólo susurradme Negad mi palabra, pero no contradecidme Oíd mis llantos, más no mis lamentos Y en el fuego intenso de mi juventud ahogada Nadad como si el mar tuviese calma que en el ancla echada de mi alma helada se os abrirá la puerta del olvido.
¡OH! Triste juventud que descansa en mis llagas ¡OH! Bonito monte de capa verde semicorchada ¡OH! Espléndido mundo de paz cegada.
¡Qué maldad, crueldad o fechoría he debido hacer para mantener la llama de la vida viva y la llama de el espíritu no encendida!
Al acostarme oigo tu ansia al acostarme tu agonía ¡Dejadme, dejadme! La llama de mi vida  No volverá a arder.


Para Carmen Soler , espero que la llama de su vida siempre esté encendida. Como se trata de inicios precipitantes de el primer libro, que escribí en aquellos años, hace mucho tiempo atrás, está era la descripción que venía a pie de la poesía, no obstante añado. Pri, te sigo quieriendo tanto o más que desde ese ento…